ME GUSTA

Me gusta. Me encanta. Me asombra. Me entristece. Me divierte. Me enoja.

Si nos preguntáramos en un entorno natural como el que la Humanidad ha venido disfrutando durante toda la era analógica, probablemente estas respuestas quedarían pendientes durante demasiado tiempo.

¿Qué me gusta, qué me encanta, qué me asombra, qué me entristece o qué me enoja?

Piénsenlo.

La respuesta, no debiera ser absoluta, tendría que contener una mirada amplia.

Me gusta que me respeten, me gusta querer a mis amigos, me gusta poder acceder a los lugares inaccesibles por otros, me gusta que la vida no me cruja entre sus piernas, o me gusta pensar que no me doblego ante nadie.

Me encanta besar, que los labios sirvan para algo más que para sujetar un sucio cigarrillo cada diez minutos, me encanta dejarme llevar por las situaciones, que me sorprenda lo que nunca pensé que me ocurriría, me encanta pasear por lugares desconocidos, hablar con el interlocutor más insospechado.

Me asombra que todavía se siga hablado de política sin que nos demos cuenta que es la cortina de humo del auténtico poder que se vela tras la opacidad, me asombra ver cómo se maltratan los géneros, me asombra que el amor exista de esa manera tan engañosa.

Me entristece el hambre del mundo, las guerras, las armas, los ancianos que viven solos involuntariamente, las niñas vejadas, las medicinas que son argumentos innecesarios para la enfermedad.

Me enoja la distancia, la individualidad, el no ser, el no vivir, la posibilidad de que el solipsismo sea la única verdad, me enoja que no nos saludemos por las calles, que la solidaridad se haya quedado en sólo una palabra.

Pero alegremente vamos sembrando esos territorios virtuales en los que estamos inmersos la mayoría, de emojis tambaleantes, que son la única cara que algunos ven en todo el día y a quien miran a los ojos. Wilson, nuestra pelota de tenis que nos acompaña en la soledad convirtiendo en espejismo la sonrisa o la mueca del momento.

Tengo que decir que sí, me me asombre, me sorprende y me enoja.

Y me divierte, me gusta y me encanta poder decirlo.