Nos conocimos hace ya más de 20 años, fue un flechazo, no cabe duda, el corazón se me aceleró y me asusté. No podía sentir esto, había estado en muchos sitios y con algunas personas más pero en aquel momento todo parecía que lo estuviera sintiendo por primera vez.Paseaba y la luz me tenía cautivada, tenía un brillo especial y aunque algo molesto por mis ojos claros me hacía sentir llena de energía, siempre se ha dicho que el sol es fuente de vida y no fue hasta entonces qué entendí lo que esa frase significaba. Los olores eran nuevos para mí nunca había olido a azahar como hasta entonces o nunca ese aroma me había parecido tan agradable y cautivador. Por primera vez una calle me olía a vinagre o a una fragancia que, aunque en aquel entonces no podía entender, con el tiempo descubrí que era vino.Mantenía conversaciones con la gente que tenía alrededor pero me costaba concentrarme, estaba dispersa, curiosa sensación que se unía a una gran felicidad sin motivo aparente.Note que algo me atrapaba, que a cada paso me estaba conquistando mas y mas, que incluso todo lo que había rechazado en algún momento ahora me parecía agradable y atractivo No se si fue su belleza, su cultura, sus tradiciones o su historia, o quizás todo junto pero no solo me gustaba sino que sentía que podría dejarlo todo por ella, que sería capaz de renunciar a cualquier cosa.Fue al finalizar ese día cuando comprendí que la vida me iba a cambiar. Me había enamorado como una tonta, como una adolescente sin capacidad de discernir si ese amor me convenía.Por miedo empecé a flirtear, volví a mi ciudad y recupere mi vida normal para darme cuenta de si, lo que había sentido, era real y, aunque me lo negaba a mi misma, lo era, no podía quitármelo de la cabeza y quería volver continuamente allí, aunque me resistía. Jerez me cautivó, fueron sus calles, su gente, su brillo, su perfume y, sobre todo, lo que me hacía sentir cuando estaba aquí.Pasados los años sigo enamorada y aunque a veces no es un amor sano ni correspondido, no puedo evitar sentirme huérfana cuando estoy fuera y en casa cuando estoy aquí .