DESPOBLÁNDOSE EL MUNDO

 

De vez en cuando conviene hacer recuento, y en esas lides me topo con este poema que escribí ya hace un tiempo, aunque no tanto. Quizás no esté mal rescatarlo para estos sitios invisibles.

 

Despoblándose el mundo

de lo que no era mío

pero que en su existir simulaba

cierta adherencia.

Hablo de alguna gente que amé,

pero también de voces, pisadas conocidas, risas,

usos y costumbres de una vida remota

          —como la iluminada tarde de noviembre

          de un lejano indian summer—

y de una forma de mirar al futuro,

que ya no tengo.

 

Ahora va llenándose

con nuevos fantasmas

de paso.