JEREZ EVOLUCIONA LEN-TA-MEN-TE

Después de 14 años viviendo en Sevilla y de jurar y perjurar que nunca volvería a Jerez, hace un año y medio me planteé abrir mi propio negocio aquí en mi tierra, ya que, aunque no haya oportunidades de que te contraten, sí es verdad que hay menos competencia que en otras ciudades y quedan muchas cosas por hacer. Así, que aún sabiendo que Jerez todavía tiene mucho que aprender, me lancé junto con mi hermana en esta aventura cultural.

No hemos sido las únicas que vuelven e intentan hacer cosas nuevas, conocemos muchos amigos que se han vuelto de las ciudades donde vivían con la idea de apostar por su tierra y volver a hacer de Jerez un sitio donde vivir y evolucionar. Unos han montado nuevas compañías de vino donde innovar y hacer cosas diferentes, otros han montado empresas de arquitectura y decoración intentando modernizar esta gran ciudad, otras montan academias de arte dramático para que de Jerez salgan nuevos talentos, otros abren restaurantes que hacen de la comida tradicional un nuevo concepto, otros traen ideas nuevas para que las empresas salgan de Jerez y abran nuevos horizontes, otras abren sitios culturales para crear y potenciar la cultura jerezana, otras… otros…  Aun así, todo esto no es suficiente, a Jerez todavía le queda mucho por progresar.

La realidad es que desde todos los ámbitos y desde la juventud Jerez está avanzando a nuevos horizontes porque, realmente, aquí hay gente con grandes ideas, personas que son grandes artistas y artesanos, ciudadanos que quieren un nuevo Jerez, pero al mismo tiempo hay habitantes de esta ciudad que todavía se alegran por el cierre de una pequeña empresa, jerezanos que no tienen la conciencia social del consumo responsable y de la importancia de consumir productos de nuestra región y de comprar a los negocios independientes.

A Jerez le queda mucho. Jerez está pensada ahora mismo para el turismo, una afluencia de turismo que hace que la cuidad obtenga bastante remuneración como para seguir viviendo, pero que no es suficiente, porque Jerez necesita ser vivida, que residan aquí gente joven con nuevos pensamientos que hagan que los demás vayan evolucionando. Cada cuidad es reflejo de su sociedad y la de Jerez todavía está enclaustrada en tiempos atrás, donde era más importante el qué dirán que ayudarnos unos a otros. Son muchos los que siempre les echan la culpa a los políticos, pero no se dan cuenta que esos políticos han sido elegidos por la mayoría de sus cohabitantes, así que es mejor intentar hacer cosas que cambien poco a poco nuestro alrededor en vez de echar la culpa a otros, porque todo es reflejo de las situaciones sociales.

En definitiva, a Jerez le queda mucho por avanzar, pero visto lo visto va por buen camino, hay muchos jóvenes que vuelven para apostar por su ciudad y también son muchos en Jerez que se dedican a potenciar la cultura, desde todos los ámbitos. Esta es una tierra llena de duende, pero no solo del duende flamenco, sino del duende artístico en todas sus variedades. Hay muchos pintores, escultores, fotógrafos, escritores, intérpretes… artistas en general que harán de esta tierra, un día no muy lejano, una ciudad más cosmopolita y cultural. Y como dijo María Zambrano “La cultura es el despertar del hombre” así que despertémonos para conseguir que nuestra cuidad sea un lugar de crecimiento.