POR SI ACASO LA LLUVIA

Por si acaso la lluvia
me devolviera al fin la poesía.
Por si acaso la lluvia me deshiciera en la tierra
como si fuese polvo. O viento.
Por si acaso la lluvia refrescara mi fiebre,
por si me diera alas para seguir volando
o alentara mis pies y mojara mis sienes
y agitara las ramas de mis brazos…
Por si acaso la lluvia no me mojara nunca.
Por si acaso la lluvia no fuese agua evaporada
ni nube ni misterio ni milagro.
Por si acaso Dios se escondiera en la lluvia
o por si acaso fuese Dios la misma lluvia,
el aguacero de amor que estábamos buscando.

Por si acaso la lluvia me devolviera el golpe.
Por si acaso la lluvia perdiera el arco iris,
por si acaso la lluvia deshiciera mi huerto.
Por si acaso la lluvia.
Por si acaso…

Por si acaso la lluvia me olvidara…

Del libro inédito Arena en los bolsillos 
© María Dolores Almeyda