MIRADA DE ÁMBAR

Reescribir la vida.
Tatuarla. Los sentidos
a flor de piel erizan
el tiempo. Tu dolor,
ahora papel sepia,
se hiende y curte en sus bordes.

Es tu mirada de ámbar
reflejo de mujer
sedienta de fe y luz
la que aviva la mía.