AHORA

¿Y ahora?
Ahora se salvan solo los muertos
bajo el hueco mugriento de la escalera.
            
                        Mi estado: desconectado.

No cesa ese rumor sediento
                                             de luz
que regresa cada día,
cada hora de las veinticuatro
                  y se esconde tras tu sombra,
 siempre
                  tu
                         sombra.

¿Y mañana?
Mañana se caerá el cielo sobre mi alfombra
y aprisionará mis sueños bajo su manto,
simulando como si, de nuevo,
tan solo fuera
          que el tiempo pasa
                      lento,
                                malvado,
                                               ahogado,
                                                                pasa.