Me abandoné hace tiempo
dejé a un lado mi cuerpo
y seguí hacia delante.
Me perdí.

Persiguiendo el canto blanco
de la escarcha
me perdí.

Ahora sigo en mi búsqueda
me sobrecoge
la inquietante quietud que me rodea

el silencio que tiembla en la penumbra.

Me olvidé de mí hace tiempo
renuncié a mi cuerpo
me despoje de su piel
de su entraña
lo devolví a la tierra
su raíz
lo abandoné a la intemperie

sólo prosigo en mi búsqueda.

 

Del poemario Olvidada de mí
(Huerga & Fierro, 2014)