Deshoja la blancura de la rosa
revélanos su luz
su ardiente arrobo.

Arranca el antifaz de la mirada
arráncalo del alma.

Del poemario Luzernario
(Huerga & Fierro, 2012)