A Marga Gil Roësset

Tu rostro se esfumó en la niebla
Tu vivo ingenio cinceló la transparencia.

Estoy condenada a sumergirme
en tu silencio.

Sólo oigo tu color
tan pálido.

Del poemario El olor de tu nombre
(Huerga & Fierro, 2007)